Lanzarote, crónica negra

2018

9-6-18 En la carretera LZ-20 a su paso por Tiagua un hombres de 45 años estacionó su vehículo y al bajarse fue atropellado . El conductor del vehículo se dio a la fuga por un vehículo en dirección a Tinajo, donde fue localizado el vehículo en La Santa, estando su propietario en su domicilio, que dio positivo en alcohol y drogas. Al lugar acudió de inmediato un equipo sanitario del Servicio de Urgencias Canario (SUC), que prestó al atropellado la primera asistencia y lo trasladó en estado crítico al Hospital Doctor José Molina Orosa, en Arrecife, donde falleció. El detenido estuvo relacionado con la agresión a dos agentes de la Guardia Civil en el pasado mes de julio en La Santa. Fue puesto a disposición judicial quedando en libertad provisional.

¿Sabremos cómo termina el juicio?

 

1967. 17 de septiembre, fiestas de Dolores, por la tarde muchos vecinos regresaban al pueblo desde Mancha Blanca. Como acostumbraba hacer, Andrés García Martín fue a la Sociedad Unión Sur de Tías para charlar un rato con los amigos. Adolfo Mesa Figueras, de 42 años, presentaba una actitud levantisca, le agredió con una navaja. Fue detenido y conducido a prisión por la Guardia Civil de Arrecife. García murió; deja viuda y 6 hijos. El juicio por homicidio se celebró en Arrecife el 12 de junio de 1968; al homicida se le impuso la pena de 14 años de reclusión menor y el pago de 300.000 pesetas a los familiares de la víctima.

andres

1963José Cabrera Perdomo, de Mozaga, fue en su nueva moto Bultaco, a ver a su novia a Mácher, que estaba en fiestas por San Pedro. Después de la celebración religiosa, y en horas posteriores al mediodía, un conocido residente en el pueblo, Segundo Reyes, le propuso que le acercase al pueblo de al lado, donde éste tenía a su novia. Se dirigían a Tías por la carretera principal, un camino de tierra aún sin asfaltar, lleno de rizos y de baches, cuando apenas habían rebasado la cuesta conocida por Peñita Amarilla, en las cercanías del cementerio, se encontraron de frente con un camión que regresaba del muelle de Arrecife, donde había descargado sacos de cebollas. El camión, marca Dodge, era propiedad de Manuel Calero, de Uga. Justo en el momento del cruce de ambos vehículos, al camión se le soltó la puerta de la carrocería, impactando de lleno sobre el conductor de la moto, produciéndole la muerte instantánea, y resultando ileso milagrosamente su acompañante. El conductor del camión, Marcial Calero, hijo del propietario, no poseía el pertinente permiso necesario para el manejo de camiones, por lo que tras el juicio de los hechos se vería procesado y privado de libertad durante algún tiempo.

1959. El anciano Gregorio Viera, natural de La Asomada y vecino de Los Barrancos de Mácher, perdió la vida cuando manejaba un camello en celo y se disponía a efectuar una carga de sementera en una finca propiedad de Ángela Medina. Al ir bajando por la orilla de un teste delante del camello, éste se le abalanzó encima ocasionándole la muerte por aplastamiento.

1954, 13 de septiembre. El barco de cabotaje Astelena, propiedad de Antonio Armas Curbelo, de Yaiza, sufre en septiembre una explosión a bordo, cuando se encontraba en el muelle de Santa Cruz de Tenerife, falleciendo varios marineros, uno de ellos de Tías, otro de Maciot y otro de Las Breñas. (Nota del editor: después de este duro revés Antonio Armas reflotó el barco, consiguió una gran flota de buques de mercancías y personas, fue el número uno del sector, compró Avantis-Transmediterránea).

1954, 22 de noviembre. Sobre la media noche un enmascarado provisto con arma de fuego se presentó en el domicilio del vecino del Volcán de Mácher Genaro Bonilla Medina, soltero, de 70 años, a quien amenazó para que le entregase dinero. Tras golpearle con la culata de la pistola y dejarle inconsciente, logró llevarse 30.000 pesetas, abandonando el lugar amparado por la oscuridad de la noche. (semanario Antena 30 de noviembre de 1954). No se supo más.

1953, 9 de junio. Doña Agustina Mesa Mesa, de 51 años, vecina del Camino del Puerto en Mácher, se le inflama un infernillo de gasolina y sufre quemaduras que causan su fallecimiento en el Hospital Insular de Lanzarote. Estaba casada y tenía cinco hijos.
La transición de la combustión a leña a estos artilugios de gasolina y petróleo, antes de la llegada del gas, produjeron varios accidentes domésticos con graves consecuencias como el suceso relatado.

1952, 20 de junio. Una guagua de las Gildez vuelca junto a la casilla del caminero de Uga causando el fallecimiento de una persona.
1952. Fallece el vecino del municipio de Tías Lorenzo Reyes al caer de un camión que transportaba arena.

1924, 8 de octubre. En una violenta discusión entre varios individuos, uno de ellos, llamado Mamerto Rodríguez Pérez, lanzó una piedra que fue golpeó en la cabeza a Evaristo Durán, que falleció pocos momentos después de recibir el golpe. El Sr. Durán era natural de Tinajo, contaba con 51 años, estaba casado con Dña. Carmen Morales Martín, y sus hijos, según la partida de defunción, son Peregrina, Rosa, Marcial y Flora; era secretario del Ayuntamiento de Tías. (La Provincia, 10 de noviembre de 1924)

1903, 11 de enero por la noche, regresando de Uga, Pedro Díaz se encontraba próximo a su casa de Mácher, cuando alguien le disparó, por fortuna salió ileso. Llegó a su domicilio. Sospechó que el autor era su convecino Tomás Arrocha, por haber tenido una cuestión hacía poco, a consecuencia de introducir un ganado que pastoreaba en una finca propiedad suya. Fue a su casa. Sin ver a la persona que le acometía, recibió una pedrada en la cabeza que le privó del conocimiento, cayendo en tierra. Pronto recobró la razón, observando que el Arrocha y su mujer lo herían sin compasión, con un cuchillo que blandía y con cuya arma le infringieron cuatro heridas tremendas en el pecho y en el vientre, y otra en la muñeca derecha.
Después de haber llevado a cabo los criminales su execrable acción, en la que han concurrido todas las circunstancias dejaron a Díaz desangrado en mitad de la senda y vinieron a esta ciudad a dar parte de lo sucedido a las autoridades, preparando la coartada que no les dio resultado, al haber podido declarar el herido en el periodo agónico”.
“Dijeron que este, por la disputa de las cabras había ido a buscarlos la noche de referencia, que les atacó con una horqueta y les obligo a defenderse. Seguramente se ha destruido esta versión, porque el matrimonio Arrocha continúa detenido y sujeto al proceso que instruye, con elogiable actividad el inteligente y celoso Sr. Juez de Instrucción de este partido, Juan Moreno Naranjo que ha practicado, en el teatro de los hechos, las diligencias y, como consecuencia de tales actuaciones, han ingresado en la cárcel Andrés Martín, dueño del ganado que cuidaba Tomás Arrocha y, además, Juana Ramos. Practicada la autopsia a Pedro Díaz, se comprueba que las heridas que recibió eran mortales de necesidad”.

1896, domingo 6 de septiembre se celebraban elecciones a la Diputación Provincial. Leandro Fajardo Cabrera había desarrollado varios oficios: abogado, registrador, director del periódico El Horizonte.  Años atrás se había presentado a las elecciones por el bando republicano; en esa ocasión se presentaba por el bando conservador, que las encuestas le daban ganador.
Francisco Díaz Monfort (Frasco) vivía cerca de El Pavón, junto a la carretera general. Estaba casado con la prima de Leandro, Lucinda Fajardo Bermúdez.
Los Fajardos eran una dinastía de la burguesía conejera y en el estudio de este suceso se concentran diversas claves como las características de las dos familias Díaz Monfort, sus estudios y Pedro Fajardo, deudas de Cipriana, alcalde y recaudador, registrador, político, inspector, periodista, los préstamos, los pactos de retro, bodas de conveniencia, los Lara, herencias, testamentos, etc.
Para la defensa de Frasco Díaz la familia designó al prestigioso abogado de las Palmas don Tomás García Guerra, pero fue objeto de amenazas a través de reparto de octavillas y desistió de la defensa a favor del abogado don Santiago Pineda, que era la primera vez que se ponía la toga. El jurado condena a Frasco a morir a “garrote sobre tablado”, y para ello trasladan al reo a Lanzarote en agosto de 1899, desde la prisión de Las Palmas. Pero la mediación de Fernando León y Castillo ante la Reina Regente evita su muerte y se le condena a prisión a cadena perpetua. Finalmente Frasco fallecería en Ceuta en 1910, a consecuencia de emanaciones de gases tóxicos, según el Diario de Las Palmas de la época.
Constituye el asesinato de Leandro Fajardo uno de los acontecimientos más relevantes ocurrido en Tías a finales del XIX, dando mucho que escribir en los periódicos de la época, tanto en las fechas del crimen como en las anteriores y posteriores al juicio. Luego, tras un siglo de silencio, se reactiva el caso Fajardo con la aparición del libro de Pedro César Quintana El asesinato de Fajardo. Una visión de la sociedad lanzaroteña durante la Restauración, editado en el 1996. A partir de aquí se suceden artículos de opinión en prensa local y regional hasta que aparecen dos publicaciones en 2004. Una pertenece a Mercedes Medina y Carmelo Martín, titulada El verdadero asesino de Leandro Fajardo. Un capítulo inédito de la Historia de Lanzarote. Y la otra, fue escrita por Agustín Millares Cantero, llevando por título El cacique Fajardo asesinado (1896). Banderías a la greña en Lanzarote. Carmelo Martín Díaz, nieto del asesino, vuelve a publicar un nuevo libro, Leandro Fajardo al desnudo. La verdad sobre el más misterioso asesinato del siglo XIX en Lanzarote.
Sobre el asesinato de Fajardo ve la luz otra publicación, Las cartas boca arriba, de Carmelo Martín, donde definitivamente trata de desvelar el verdadero móvil del asesinato.

leandro

1885 Juicio oral de la causa instruida contra Antonio María Cabrera, vecino de Tías, en la isla de Lanzarote, por el delito de homicidio en la persona de Manuel Hernández Martín, de la misma vecindad. En el Diario de Avisos del 4 de noviembre se informa de los 12 años y un día impuestos al autor del crimen, así como el pago de las accesorias costas e indemnización de 1.000 pesetas a la viuda.

1837 Vista seguida contra Carlos Pérez, declarado prófugo, por la causa criminal con resultado de muerte violenta del también vecino de Tías Juan Ignacio González.

Fuente: historiadetias.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s