¿Inspiración, homenaje o plagio?

Se dice que en los carnavales siempre hay polémica, incluso se busca, pero se refiere al espectáculo y las canciones,  por ser libre, inconformistas; no a todo, no a los carteles. Da igual que lo haga un artista consagrado elegido a dedo por el Ayuntamiento o que sea por un sorteo popular, siempre hay polémica. La última: la del cartel del carnaval del Ayuntamiento de Los Gigantes (Tenerife) 2018.

A veces la copia no es tan aparente porque no es algo total sino sólo algún elemento o varios.

Cuando dibujamos siempre lo hacemos inspirados o influenciados por alguna idea anterior o por cosas u obras que hemos visto, incluso inconscientemente. A veces nuestros diseños llevan sólo la idea, un esbozo o detalle de otra obra pero cuando eso es reconocible la cosa se complica, pudiendo incluso a ser considerado plagio. Y aunque no sea plagio, por ejemplo porque la imagen original no tenga derechos de autor o porque el autor le guste que se le copie ¿es correcto que una persona o un Ayuntamiento copien una imagen o parte de ella?

En las bases de los concursos suelen poner que las obras han de ser originales (que no es copia ni imitación de otros sino fruto de la creación espontánea y se distingue por su novedad) e inéditas (que no ha sido  dado a conocer al público). Plagio: idea u obra ajena que se presenta como si fuera propia.

Vemos en todos estos casos que si bien a veces es el autor supuestamente plagiado el que publica esta situación normalmente lo hace un tercero; una persona (anónima). También hemos visto que no pasa sólo en concursos con premios sustanciosos sino en cualquiera, aunque sea de 100€ o incluso sin premio.

En algunos concursos, como el del cartel de las guerras cántabras, exigen expresamente que el autor garantiza y se responsabiliza del cumplimiento de las disposiciones en materia de propiedad intelectual y de derechos de imagen sobre el cartel presentado declarando que su difusión y/o reproducción no lesionan ni perjudican a terceros y asumen personalmente cualquier responsabilidad que de las mismas pudiera derivarse.

Por todo ello os recomiendo no hacer simple copiapega, y al final “pasar” la obra por el buscador de imágenes de Google y rehacerlo si encuentra algún resultado, aunque sólo sea parecido.

Incluso tienen su nombre: CoCos, Copia/Coincidencia, trabajos auspiciados por la concursitis de un Ayuntamiento de una localidad cualquiera de nuestra geografía y que se sitúan en esa delgada línea que separa la simple ‘coincidencia’ de lo que es una ‘copia’ en toda regla. Influencia, imitación, homenaje, copia, falsificación, réplica, coincidencia.

Copiar a un maestro para entender su técnica resulta, incluso, una experiencia recomendable. Añadirle su firma e intentar venderlo, un robo.

Además, hoy en día se suma la incertidumbre de saber de quién es la responsabilidad de un plagio ¿si A ha publicado en Facebook una foto de B ¿de quién es la foto? Respuesta: de Facebook. Así que si alguien después le plagia esa foto el dueño no es ni A ni B sino Facebook.

También tienen su propio premio: el (anti)premio Plagiarius.   

Y tiene su propio museo en Solingen (Alemaia).

(nota: en la confección de esta publicación se han copiadopegado varias publicaciones e imágenes)

 

Raúl Gómez dice en su facebook que le han plagiado algún elemento de una obra en el cartel del carnaval de Cadiz 2016

A veces la copia es mucha

y no es ninguna tontería, el autor tuvo que devolver los 4000 euros del premio de Madrid por haber presentado un diseño similar en Lérida. Autoplagio

 

quizá se vea más clara su similitud del cartel del Carnaval de Las Palmas GC 2011 con el de Eurovisión 2009 girándolo

     

el tema del plagio no es de ahora, con los bancos de imágenes, es de toda la vida

 

¿hay algún experto? sí, Juan Antonio Marinas, es la tercera vez que le cuestionan por plagio

 

La palma se la lleva el cartel del descenso del río Sella 2015. Publicaron el cartel ganador del concurso y a las pocas horas todo el mundo vio que podía se un plagio porque se parecía demasiado a otro. El autor renunció, la organización eligió ganador al segundo cartel, lo publico y otra vez lo mismo; volviendo a renunciar el segundo.

 

En 2009 Javier Aramburu fue al cine a ver la película “Mapa de los sonidos de Tokio” de Isabel Coixet cuando se llevó la sorpresa que el cartel era una fotografía suya publicada en 2008 en la revista de moda Avenue. Después de un fallido intento de negociación presentó una demanda contra la productora del filme, Mediapro, en la que reclama el reconocimiento de la autoría de la imagen y los daños “morales” causados por el plagio.  Como medida cautelar el juez podría ordenar la retirada de las calles.

 

María Cañas, la autora, reconoce que lo copió pero dice que se dedica a los collages y al “arte encontrado” (objet trouvé), el cual al cogerlo cambia de contexto y sentido, así que no es plagio; al igual que hizo Marcel Duchamp, Picasso, Warhol o Man Ray y el pop art.

 

no plagio. Warhol. Pop art

David Yerga asegura que el cartel de las fiestas de Sant Sebastia (Palma) de 2011 es una copia del que presentó al concurso de las fallas del 2010. María del Carmen Matas, estudiante de diseño gráfico de la escuela de diseño de Baleares, dice que nunca había visto el trabajo de las llamas de David Yerga. Que su trabajo está basado en una imagen de unas llamas sacada de un banco de imágenes de internet que le sirvió para realizar su propio diseño con la utilización de técnicas habituales de tratamiento de imágenes como el photoshop. Realizando su cartel en clase de diseño junto a otras seis alumnas. La profesora les animó a presentarse al concurso del ayuntamiento y supervisó sus trabajos. El Ayuntamiento dice desconocer si el supuesto plagiado tiene derechos sobre la imagen y que ninguna institución tiene manera material de comprobar si un trabajo presentado es una copia porque debería tener constancia de todos los carteles que se han publicado.   Amaya Méndez ganó el concurso de carteles de la fiestas de San Antolín (Palencia) 2007. Muy parecido a es un diseño anterior de Martín Forés Sanz de las fiestas de San Juan 2005 de Alicante. Méndez dice que no es ninguna copia, justifica las semejanzas por las tendencias.   El concejala de cultura y la alcaldesa de Torrelodones (Madrid) se quejaron en Twitter de que el Ayuntamiento de Tarragona les había copiado el cartel del festival de magia 2017. Un tuitero les contestó que era una imagen muy popular y salía de portada en varios libros. El Ayuntamiento de Tarrajona les contestó que no les había copiado nada, que utilizó una imagen de Victor Zastolskiy que se puede adquirir en el banco de imágenes Shutterstock. Quizá el Ayuntamiento de Torrelodones deba una disculpa al de Tarragona ya que su cartel guarda gran similitud con el de la película “Anatomía de un asesinato”, creado por Saul Bass. Otro tuitero aprovecha para llamar la atención al hecho de que el Ayuntamiento de Torrelodones suele copiar carteles.  

FERIAS

                 

te estarás preguntando ¿con tanto plagio no habrá algún replagio? sí, por ejemplo este, fue copiado en una ocasión y después otro copió la copia

otros

Al Club Deportivo Badajoz no les molesta, e incluso les gustas, que el subcampeón de Europa (la Juventus) les haya copiado el cartel.            

películas

piernas

azul con toque naranja (opuesto)

mujer de rojo

 

cara desestructurada

 

corre por tu vida

 

parece que si pones un ojo da miedo y suspense pero no si pones los dos

   

cabezas flotantes, muy fácil de hacer: coge un paisaje bonito y ponle una cabeza de los protas

     

parece que Ricardo Darín estuvo en 2005 en el mismo bosque que Samuel L. Jackson en 2006

 

la idea del tacón-pistola imagen de la película de Almodovar tuvo imitación estadounidense

 

el cartel de la pelicula de Roberto Bodegas (2001) debió inspirar el de Alejandro Amenabar (2004)

   

otros

                               

retirado por plagio

 

retirado por plagio

el diseño más plagiado: la vinagrera-aceitera de Rafael Marquina

 

y hasta aquí lo plagios de carteles, en otra ocasión seguiremos con otras cosas como por ejemplo la acusación de plagio a Cristina Pedroche por su (no)vestido de las campanadas al parecerse demasiado a un diseño de Mister Pearl de John Galliano.

Todos copiamos, gracias a Dios. Yo reivindico copiar en general, porque vengo del cómic, y ahí la única escuela que existe es la de aprender de los demás, de lo que ya se ha hecho, fijándote mucho, diseccionando cada dibujo. He copiado a Calder y Miró, y a muchos otros, de forma evidentísima, sin ningún problema, con referencias descaradas que después no me importa explicar. A veces se dice que se hace un homenaje a tal o cual artista, pero yo no sé si hago exactamente un homenaje o sencillamente una apropiación lícita, casi siempre desde la admiración, de elementos de nuestra cultura que me sirven, eso sí, para evolucionar. Javier Mariscal Copiar no sólo es un utilísimo ejercicio pedagógico. La manía de la originalidad da resultados tan monótonos… Un buen plagio no tiene porque matar el original. Rafael no anula a Perugino. La calidad es un plagio, como todo, depende del talento del ejecutor. Òscar Tusquets Todo arte es imitación de la naturaleza. Séneca

J21930000000000-00-500x500

Anuncios

3 comentarios en “¿Inspiración, homenaje o plagio?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s