El teatro y “dios desde la máquina” (deus ex machina)

Hace tiempo me reunía semanalmente con unos amigos cinéfilos y hablábamos durante horas del séptimo arte. Lo que más me gustaba era cuando entre todos empezábamos a decir ideas para algún cortometraje. Salían auténticas maravillas narrativas con desvarios siquiátricos y viajes en el tiempo. Aquello no era una lluvia de ideas, era una inundación, un auténtico tsunami. Los hilos de las historias iban y venían entrecruzándose y creando nuevos hilos, tejiendo un fantástico tapiz. Pero con tantos hilos se había liado tanto la madeja que al final no se nos ocurría cómo solucionar los conflictos para terminar el corto.

Yo, que estaba todavía cursando “Parvulitos de Guión”, se me ocurrían cosas como: ¿y si lo resolvemos poniendo como que todo era sólo un sueño y se despierta?. Para qué quería más, al momento todos me ponían a parir diciéndome que eso era un truco tan malo no se hace ni el peor cortometraje. Lo llaman hacer un Serrano porque en la serie “Los Serrano” debieron de pagar tan poco al guionista que en venganza resolvió así la serie, convirtiendose en el cachondeo histórico nacional por los siglos de los siglos.

Los amigos me dijeron que sólo hay una cosa peor que un Serrano y es un Deux ex machina, o sea simplemente hacer lo que el guionista quiera por cojones  porque sí, sin ninguna lógica ni sentido común.

Esta curiosa forma de resolver una historia viene del teatro griego y romano cuando para resolver una situación una grúa (machina) introduce una estatua de una deidad (deus) de fuera del escenario y lo soluciona todo con sus poderes mágicos.

Hoy en día pensamos que si en una película viésemos un “Deus ex machina” nos sangrarían los ojos, sería totalmente inaceptable y saldríamso corriendo del cine. Pero por desgracia nos hemos acostumbrado a ellos mucho más de lo que te crees, por ejemplo cuando el caballo del malo siempre corre despacio, o cuando justo en el último minuto llega el héroe a salvar a la chica pilotando un avión de guerra de vuelo vertical (¿Prota ex machina?), o cuando el malo inexplicablemente antes de matarle le cuenta al bueno todos sus planes, o cuando el protagonista lee una nota en una lengua extranjera pero que curiosamente él sabe lo que pone porque de pequeño tuvo una criada de ese país que le enseñó el idioma (¿a quién no le ha pasado?).

Hoy en día ya no se hace algo tan vasto como una grúa para meter un dios en la escena pero se sigue haciendo el mismo manido truco. Siento reventaros un mito pero en “En busca del arca perdida” estando al final Indiana Jones y sus amigos por enésima vez apresados por los malos ya no saben los guionistas qué truco usar para salvarlos a todos así que al abrir los alemanes el arca de pronto aparece dios (sin grúa ni estatua) y con sus poderes mágicos mata a todos los malos.

Lamentablemente esta falta de respeto al respetable se hace no sólo en el teatro y el cine sino también en la literatura, juegos (siempre hay una motosierra por la calle cuando se necesita) y en general en todas las artes.

http://es.wikipedia.org/wiki/Deus_ex_machina

MechaneGreekTheater

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s