La expedición de Balmis-Salvany

144714_2
La viruela es una enfermedad infecciona mortal contagiosa (30%) para la que no hay ningún tratamiento. Es tan letal que en algunas culturas antiguas estaba prohibido dar nombre a los niños hasta que contrajesen la enfermedad y sobreviviesen a ella. Incluso en el siglo 18 provocó la muerte de decenas de millones de personas.images-2

En 1798 el médico ruarl inglés Edward Jenner publicó su trabajo (“An Inquiry into the Causes and Effects of the Variolae Vaccinae, a Disease Known by the Name of Cow Pox” ), donde acuñó el término latino variolae vaccine (viruela de la vaca), fue la primera vez que se publicaba algo sobre esa plaga que estaba matando a cientos de miles de personas. Este hombre se había dado cuenta que esa enfermedad no la contraían algunas que trabajaban con el ganado vacuno. Creyó que de alguna manera al ordeñar y tocar continuamente las vacas en sus tareas diarias, quizás por alguna pequeña herida, ellas les transmitieron la viruela de la vaca pero en muy pequeña intensidad, lo cual hacía como si el cuerpo de esas personas desarrollase una defensa y no les afectase después la enfermedad. Experimentó con personas, les inyectó la enfermedad mortal y ni murieron ni la desarrollaron después en toda su vida. Al principio los medios científicos se rieron de él, decían que estaba loco y que convertía a las personas en vacas, en vacunas; después le llamaban “el padre de la inmunología“.

balmis

Francisco Javier Balmis y Berengurmédico del rey Carlos IV,  leyó ese trabajo y presentó al rey de España un proyecto de “vacunar” a todas sus súbditos contra la viruela. Se ganó el apoyo del rey al presentarle la idea con el argumento de que si morían menos súbditos por esa enfermedad tendría más hombres para la guerra. El rey ordenó la “vacunación” masiva de todos sus subditos, incluyendo  indígenas y niños, seguramente sensibilizado por la muerte de la infanta Maria Teresa por esa enfermedad o quizás porque un niño muerto hoy era un soldado menos mañana.

El 30 de noviembre de 1803 la fragata “María Pinta” inicia su viaje desde La Coruña. La “Real expedición filantrópica de la vacuna, también llamada la “Expedición Balmis” la componían 2 médicos, 2 prácticos, 3 enfermeras y la rectora del orfanato Casa de Expósitos de La CoruñaIsabel López de Gandalia; así como ejemplares de la traducción del tratado práctico e histórico de la vacuna, de Louis-Jacques Moreau de la Sarthe, para ser distribuido por las comisiones de vacunación que se fundaran.

En 1805 llega a oídos de Napoleón, quien ordena vacunar a todo el ejército francés.

Como no funcionaba transportar las vacunas porque en pocos días se estropeaban (hoy en día todavía no han resuelto ese problema) a Balmis se les ocurrió infectar a personas y transportar a esas personas. Como nadie quería formar parte de ese macabro y mortal experimento cogieron varios niños huérfanos (22) del hospicio de Santiago de Compostela, de entre 3 y 9 años, a los que se les infectó, realizando un pequeño corte en la cara interna del codo y frotarlo contra una pústula infecciosa del otro niño. Una conducta extremadamente cuestionable.

Vacunaron en Canarias, Puerto Rico, Venezuela, Cartagena (donde naufragaron), Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia,  Chile, Argentina, Cuba, Méjico, Guatemala, Panamá, Estados Unidos, Filipinas, Macao (Portugal), China, Santa Elena (Reino Unido).

En Méjico cogieron 26 huérfanos más y vacunaron a unos 100.000 niños.

En Cuba no encuentran niños que se prestaran a ello y lo resolvieron comprando tres esclavas negras.

Obsesionados por salvar al mayor número posible de niños, por abarcar más poblaciones, el 8 de mayo de 1804 en Venezuela la expedición se dividió: Balmis fue al norte.

José Salvany y Lleopart, cirujano militar,  se dirigió al sur; se adentró en la Nueva Granada (actual Colombia) y el Virreinato del Perú (actualmente Ecuador, Perú, Chile y Bolivia). Naufragó el 13 de mayo de 1804. Continuó su misión. Su estado físico se fue deteriorando pero no quiso regresar. Pierde la visión de un ojo; sufre malaria, difteria y tuberculosis; vomita sangre; tiene la muñeca derecha mal curada después de habesele dislocado. habiendo recorrido 18000 quilómetros, a los 34 años de edad muere en Cochabamba (Bolivia) el 21 de julio del 1810.

En febrero de 1805 los médicos Manuel Julián Grajales, Rafael Lozano y Basilio Bolaños continuaron la expedición. Antes de llegar a Trujillo en enero 1806 sufrieron una revuelta de los indígenas contra la vacunación; después, en Lambayeque se vieron en dificultades cuando les robaron las cabalgaduras y las provisiones.

La expedición que en principio era de sólo unos meses duró trece años, hasta 1814. Dio la vuelta al mundo. No sólo vacunó en territorios españoles sino que, ilegalmente, también se vacunó en británicos, portugueses, daneses y chinos.

La colaboración de la Iglesia fue fundamental ya que los misioneros eran la única organización en muchos de los territorios y reunían a todos los niños de la región al paso del barco.

Fue un éxito, una campaña de salud pública de proporciones gigantescas, la primera expedición sanitaria de carácter mundial, el primer programa oficial de vacunación masiva realizado en el mundo y la primera campaña intercontinental de educación sanitaria. Salvaron a un millón de personas, tanto españoles como indígenas.

f1-large

El propio descubridor de la vacuna de la viruela Edward Jenner escribió sobre la expedición:
“No puedo imaginar que en los anales de la Historia se proporcione un ejemplo de filantropía más noble y más amplio que este.”

La Organización Mundial de la Salud declaró el 8 de mayo de 1980 que la viruela había sido erradicada en todo el mundo.
Gracias a esta expedición.

vacuna

http://viajesnavales.wordpress.com/2014/01/21/la-real-expedicion-filantropica-de-la-vacuna-2

http://es.wikipedia.org/wiki/Real_Expedici%C3%B3n_Filantr%C3%B3pica_de_la_Vacuna

http://culturacientifica.com/2014/02/24/el-caso-de-los-ninos-vacuniferos/

http://bvs.sld.cu/revistas/his/his_99/his1399.htm

libros:

La novelista dominicano-estadounidense Julia Álvarez escribió un relato de ficción sobre la expedición desde la perspectiva del único miembro mujer, la rectora del orfanato, Isabel Zendal Gómez, en Saving the World (2006), ISBN 978-1-56512-510-0.

Esta expedición era el tema central de la novela Los héroes olvidados (2011), ISBN 9788499182162 de Antonio Villanueva Edo

El ganador del Premio Planeta, Javier Moro, cuenta en clave novelísitca la historia de estos niños en su libro “A flor de Piel” (2015) ISBN 9788432224942.

películas:

ninguna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s