Intercambio gratuito de libros de texto (1)

Relato dramatizado de más o menos como empezó todo.

DÍA 0 (Viernes 6 de septiembre del 2013).

Una decena de personas están quejándose en un grupo en Facebook del alto precio de los libros de texto, de su obsolescencia programada, del oligopolio de las editoriales compinchadas con los políticos corruptos, etc. El curso escolar está a punto de empezar, el ambiente es derrotista. De vez en cuando uno de esos revolucionarios de Facebook que sólo sabe quejarse dice que el Cabildo o el Ayuntamiento tienen la obligación de hacerse cargo de esas cosas. Otro le contesta: – Eso estaría muy bien pero no lo hacen… y nosotros tampoco lo hacemos. Por fin alguien (Playo) propone hacer algo concreto: – ¿Y el intercambio libros? Uno culto de izquierdas dice: – Es buena idea pero el trueque de libros de texto entre dos personas es algo imposible ya que, por ejemplo, una persona A con un hijo que ha terminado 1º necesita este año los libros de 2º; otra persona B tiene libros de 2º pero no quiere para nada los de 1º sino los de 3º; así que nunca habrá forma que se pongan de acuerdo aunque haya una cadena entera de personas con todos los cursos, porque al final la última no quiere los libros de la primera. Otro propone: – Se podría hacer hay un comodín, un depósito donde guarden todos los libros. – ¿Qué tal un mercadillo de intercambio? – Sería dificilísimo poder reunir al mismo tiempo a todos los interesados en un lugar con todos los libros. – Quizás en internet, quizás una web. El de izquierdas dijo: – Es una idea estupenda; lo más sencillo sería un lugar físico, un local donde de forma asíncrona, o sea que pase a un rato la persona A y a otro rato la persona B. Otro, que debía ser de derechas, dijo: – Si tan estupendo es no sé porqué ningún teórico de izquierdas lo ha hecho. Otro enseguida medió baza para quitar tensión: – Uff, pero no tenemos un local. – Pues ponemos una mesa aunque sea una de esas de camping. Alguien comenta que en Arrecife es inminente la presentación de un banco del tiempo. – Ya pero llevan casi un año diciéndolo y nunca acaban de hacerlo. – En Haría ya está en marcha una moneda local que podría servir Carlos no ve claro eso de la moneda alternativa y propone usar un “Vale” por cada libro que se entregue y que se recoja cuando vuelva a por un libro. Playo es más de apuntar los trueques en una lista que de dar “Vales” – Parece que la idea podría ser posible pero ¿la hacemos? – Sí, podríamos hacerlo. Silencio – ¿Cuándo? – No da tiempo, el curso empieza el lunes, dentro de tres días. Carlos dice que mismamente podíamos empezar al día siguiente. Silencio – ¿Mañana? Leandro, comprometido activista, que sólo asiste a la conversación para escribir un artículo, aconseja en ese caso mandar correos a todos los colegios y darle toda la difusión posible. – Te ha tocado, Leandro; ya sabes cómo funciona las cosas: el que propone algo se encarga de hacerlo y los demás le ayudan, y sino que hubiese seguido callado.

.Sobre la marcha crean en Facebook el usuario Lanzarote Libros, empiezan a difundir el evento en esa red social.

Carlos, el cántabro, solicita en el Ayuntamiento poner una mesa en la calle. Leandro, el argentino, se encarga de difusión, correos y artículos. Playo, la conejera, llevará las listas de libros y colegios. La inciativa está en marcha. ¿Conseguirán poner en marcha el intercambio gratuito de libros de texto? Lo sabrán en la siguiente capítulo.

.

Anuncios

1 comentario en “Intercambio gratuito de libros de texto (1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s